Formación Regresar

Condiciones alimentarias de personas con discapacidad

Condiciones alimentarias de personas con discapacidad

Podemos contribuir a la mejora de la condición de discapacidad a través de una buena alimentación. Para esto, es importante conocer la variedad de productos permitidos para así programar y preparar los platos del día a día.

Se recomienda una dieta a base de verduras, carnes blancas y frutas. En presentación de puré o crema, si hay inconvenientes al masticar o tragar. También se aconseja consultar al especialista qué tipo de alimentos se está consumiendo, para poder hacer los correctivos necesarios y hacer un cambio a un tipo de alimentación saludablemente.

Respecto a las condiciones en dónde se preparan o cocinan los alimentos, se deben tener en cuenta los utensilios, recipientes, la ergonomía de las sillas y mesas, así como los elementos complementarios como baberos, vasos especiales, abridores de silicona y platos con borde alto.

Esta es una invitación a analizar la calidad de la alimentación en casa y recordar siempre consultar con los profesionales de salud.


image_1